sábado, 3 de diciembre de 2016

Destete Semana 1 Día 2

Semana 1 Día 2 Martes

PG se despierta en nuestra cama antes de las 9h (ha dormido con nosotros y al pecho desde aprox las 4h de la mañana más o menos), Papá y PGH ya se marchan al trabajo y al cole. No me ha dado tiempo a desayunar ni a vestirme y sigo con mucha congestión y dolor de cabeza.
En mis tareas diarias de mamaruja he podido hacer las camas.
Preparo el desayuno para la peque: papilla de cereales con leche de continuación 3. Me sorprende que recién despierta no pida la teta porque lo hace normalmente pero hoy no.
Toma la papilla casi obligada, tontamente, pero la toma. Ya he preparado la mitad de lo que suelo preparar y tirar a la basura.
Llega la Yaya a casa y viste ella a PG y yo puedo desayunar y vestirme pero sin evitar que la peque esté persiguiéndome por la casa.
Nos marchamos juntas en coche a hacer la compra.
Para sentarla al cochecito y entrar al Centro Comercial ya tenemos la primera rabieta. La ignoramos como podemos. Tarda poco en callar y le compramos unos Aspitos que no se come enteros.
No pide teta en todo el rato, ni áun enfadada.
Tras hacer la compra ya está muy harta de ir en el cochecito y la bajamos para que pueda mirar y corretear en la tienda de juguetes.
Son las 12h. Se nota que tiene sueño y otra rabieta toca :( nos tiene que dar tiempo para ir a buscar a su prima y a PGH al colegio y volver a casa para comer.
Finalmente PG se queda dormida en el coche así que se va a con la prima y la Yaya y come y merienda normal con ellas.
Mamá y Papá hacemos la comida, guardamos la compra y comemos en nuestra casa con el mayor.
A las 15h me quedo sola y puedo terminar de recoger la casa (barrer, fregar, ...) y descansar un poco y a las 17h recoger al grande del cole. Como hace mucho frío nos quedamos poco en el parque.
A las 19h vuelve la peque a casa! La recibo muy contenta, tenía muchas ganas de verla! Y sin darme cuenta he estado ¡todo el día! sin pensar en la teta. Creía que nada más verme me pediría pecho desesperada y para nada. Jugamos juntos un rato largo: montamos un tren de madera, tenemos música de fondo y ella bailotea, me pide que lea su cuento, el hermano sigue jugando... Estoy bastante tranquila, el segundo día de destete mi hija me lo está poniendo fácil; cómo creerá ella que se lo estoy poniendo yo? Le digo muchas veces que la quiero y nos damos muchos abrazos, hoy estamos contentos todos. Al poco rato sí que sí pide su teta y nos tomamos un rato las dos solas en el sofá con el pecho. Durante el día no me he notado excesivamente hinchados ni doloridos los pechos pero sí los noto muy cargados así que esta toma nos alivia a las dos.
Cuando llega Papá la cena está casi lista y estamos todos a la mesa sin llantos ni rabietas y la cena transcurre normal.
Sobre las 22h de la noche se queda dormida en mis brazos pero sin teta. Mamá se va a la cama sobre las 22:30h con el mayor y la peque y a lo largo de la noche Papá se encargará de pasar al grande a su cama y él se queda en el sofá.
A lo largo de esta noche la peque se despierta varias veces, pierdo la cuenta, le doy teta y volvemos a dormirnos, otra vez se despierta y así... Estamos consiguiendo un avance muy muy rápido durante el día así que no queremos tocar las tomas de la noche de momento.

Por hoy nada más ¡y nada menos! Post by Merche.

Puedes leer el Día 1 del destete aquí

En la foto mi Princesa Guerrera al pecho a los pocos minutos de nacer :)



Más sobre moda, belleza, ocio, familia, trabajo, ideas y el poder de las pequeñas cosas en Facebook!

martes, 29 de noviembre de 2016

Destete Semana 1 Día 1

PG tiene 14 meses. Ha tomado lactancia materna exclusiva y a demanda desde su nacimiento hasta los 6 meses. Fue una decisión natural y querida, fácil y cómoda para todos ya que fue nacer y reptar solita hasta el pezón y ya. A partir de los 6 meses empezó con la alimentación complementaria y ha seguido así hasta hoy. A partir de la introducción de "la comida" todo ha ido poco a poco a peor.
Alrededor de los 9 ó 11 meses más o menos algo cambió en mí; yo ya no era tan feliz con la lactancia. Mi pequeña empezaba a morderme de vez en cuando o a arañarme si no obtenía inmediatamente el pecho. A los 12 meses me planteé en serio por primera vez el destete pues me agobiaba demasiado la dependencia de mí de mi hija, día y noche con el tema del pecho, a la vez comencé a sentir una culpabilidad muy grande por pensar así y como había días malos y días buenos hemos ido tirando hasta los 14 meses.

A día de hoy, a los 14 meses la lactancia materna se ha convertido en algo horrible: estoy sufriendo por dar teta a mi hija. Hasta tal punto de molestarme que mame e incluso de no tener ganas de estar con ella. He deseado no pasar tiempo con mi querida Princesa Guerrera. He tenido ataques de ansiedad. He llorado. Y todo por la teta. La teta se ha convertido desde hace unos 2 meses en algo que mi hija quiere a todas horas, de día, de noche, para comer, para no comer, para chupete, para dormir, si se cae, si se cansa, ... y no se la he negado nunca hasta hoy, fuera donde fuera y como fuera. 

PG lleva una época muy tonta en la que llora por todo; cuando la cojo en brazos quiere suelo y cuando la dejo en el suelo vuelve a llorar, llora al sentarla en el carro, también llora al sentarla en el coche, llora cuando alguien entra y sale de casa, llora cuando es la hora de comer, no come, le cuesta mucho dormir, pide un alimento llorando y para cuando lo tiene lo tira y vuelve a llorar, se distrae jugando sola ratos muy cortos y requiere bien sea mi presencia o mi teta en todo momento. Sí, voy al baño con la niña en brazos, le cambio el pañal y de ropa mientras está al pecho con una mano porque de otra manera me es imposible. Ha llegado un punto en que tengo miedo a estar con ella y en el que no me siento capaz de unas mínimas rutinas diarias yo sola con ella. Me voy por fin a la ducha por la noche y ella me reclama llorando tras la puerta. El hecho de pasarme las noches con la teta fuera (o las tetas mejor dicho) me tiene cansada.

Tengo que decir que PG es una niña con mucho, muchísimo carácter pero muy simpática y cariñosa. Que juega, baila y canta, que empieza a hablar bastante, que anda y corre, que se ha descartado ningún problema de salud. Que come muy poco, poquísimo (cómo va a comer con tanta teta pienso yo...), es menudita y muy muy activa. Que le gusta mucho estar con su Yaya y se va con ella sin problemas. Ya vemos que no tolera nada bien la frustración y cuando no tiene lo que quiere o se hace daño o nos hace daño y por no oírla llorar y porque no sufra accedemos a sus deseos (bueno o necesidades claro, no llora siempre por gusto) y hemos llegado a un punto sin retorno en el que no nos atrevemos a ir a sitios con ella por sus rabietas y que nos afecta a nuestro día a día (sobretodo a mí) como familia. PG tiene su propia habitación y su propia cama pero casi siempre duerme con nosotros. Durante el día y sin estar malita y quitando cuando llora por cosas de sentido común, mi hija llora ya que no sabe ni por lo que llora...

Estoy estancada en una situación en la que, aunque quiero mucho, muchísimo, a mi hija; la temo. En la que la culpa, el no dormir bien y la falta de espacio propio me ahogan. Tras darle muchas vueltas y varias intentonas y comentándolo con su pediatra, empieza nuestro destete. Que no es un destete solamente, pues son varios los frentes madre e hija los que tenemos que corregir para volver a disfrutarnos. No me juzgues. Empiezo esta nueva etapa con todo el amor del mundo.


Aquí tienes mi destete-diario!
Semana 1 Día 1 Lunes

Estoy muy resfriada y con dolor de cuerpo y de cabeza pero aún y así me siento preparada para empezar el destete. Ya he tomado la decisión y he leído bastante sobre el tema.
Toma pecho al despertar.
Papá y el hermano se marchan al trabajo y al cole. Son las 9h de la mañana.
Desayuna papilla de cereales con leche de continuación 3. Pocas cucharas y obligada y llorando.
Nos vestimos.
Viene la Yaya a ayudarnos.
Se duerme en el coche camino al pediatra. Son las 11h de la mañana.
En la consulta del pediatra ignoramos la rabieta que coge y no la cogemos en brazos cuando llora, patalea o se agrade o nos agrede (arañar, pegar, tirar la cabeza hacia atrás, tirarse al suelo).
Lo curioso es que no reclama más el pecho en todo el tiempo después de empezar y parar varias rabietas. Hemos estado dentro de la consulta casi 1h!
Son las 12:30h. Comida, merienda y siesta en casa de la Yaya sin Mamá. Todo normal. En su ritmo de comer muy poquito pero no la obligamos. No tiene más rabietas en toda la tarde.

Cuando por la tarde se encuentra otra vez con Mamá a las 19h pide pecho pero enseguida le cuento su libro favorito y se le olvida. Recibo a PG con ilusión y ganas y con menos cansancio que otros días pero aún me encuentro mal y sigo muy congestionada.
Cuando se aburre del cuento pide pecho otra vez pero le preparo un baño, que es una de las cosas que más le gustan.
Le explico cada cosa que toca hacer. Le digo muchas veces que la quiero (sin darme cuenta hacía bastante tiempo que no se lo decía y eso me entristece).
Cuando llega Papá se le olvida pedir pecho.
Cenamos. Protesta para sentarse en la mesa y cenar pero al final accede y toma algo de sopa. Luego ya no quiere que se lo demos y quiere comer sola y le dejamos. Guarrea la cena, apenas unas cucharadas pero la dejamos hacer. Enseguida protesta y llora pero ignoramos su rabieta y terminamos de cenar. Se calla sola para volver con otra rabieta al rato y vuelta a empezar. Vuelve a callar y ya la sacamos de su trona y juntas Mamá y Sara nos vamos solas al sofá para tomar teta.
Juega con su hermano, bailamos, cantamos, intentamos ver la tele un rato y PG a la cama con Papá.
Tras un largo rato y algunos llantos se duerme en su cama, con la paciencia de Papá. Son las 22:30h. Duerme sola en su cama unas 4 horas.
Cuando se despierta le doy pecho y duerme con Mamá y Papá hasta las 8:30h.








Post by Merche.