Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Las Ramblas

Domingo temprano. Aún no aprieta el calor. Qué hacemos? No queremos gastar mucho y si vamos a algún sitio que no sea demasiado lejos... Nos preparamos en un pispás y cogemos el coche hasta Barcelona centro: Las Ramblas. Nos vamos con la casa como para que venga el Hola a hacer unas fotos ;) pero es que sino veo venir que me quedo toda la mañana recogiendo y limpiando...

No pillamos tráfico para ir (algo más de retenciones para volver pero solamente hasta incorporarnos a la autopista) pero ya es entrar en las megas rotondas de mil carriles de Barcelona y ponerse uno nervioso, así que aparcamos en el primer párquing que vemos y decidimos quedarnos en la parte final de Las Ramblas (porque es una misma calle larga, La Rambla, pero que en realidad son cinco ramblas seguidas, cada una con su nombre). Así pues aparcamos y nos quedamos paseando en el tramo final, el más cercano al mar y al monumento de Colón.

Hay sombra, la temperatura es agradable y aún no hay demasiada gente. Coincide que hay…

El Mayor

A mi hijo mayor:

Últimamente te miro y eres mayor. No ha sido de repente pero sí muy rápido. Ya no me acuerdo cuándo fue la última vez que me paré a contar las pecas de tu cara (llegamos hasta 88).
Desde que nació tu hermana casi no tengo tiempo para ti, sobretodo tiempo a solas tu y yo, como antes. Y es que ya nunca más seremos solamente tu y yo y cuando te veo mirarla, besarla y hacerla reír el corazón se me ensancha de orgullo y amor infinito. Puedo incluso sentir como se expande dentro de mi pecho y hasta noto como unas cosquillas que me recorren el cuerpo; en esos momentos sé lo que es felicidad. Pero tu fuiste el primero y eso no cambiará nunca. 

Siempre imaginé que quería tenerte pronto, antes de cumplir veinticinco, pero cuando naciste (yo tenía 23) todo lo que había  pensado que sería y serías se quedó corto. Tras el susto que nos dio tu diminuto corazón acelerado en la recta final del embarazo naciste totalmente perfecto. Y todo era nuevo, mágico e irreal casi. No quise saber n…