Ir al contenido principal

La prensa, esa bonita costumbre


Siempre me han encantado las revistas! Su tacto cuando son nuevas, las fotos bonitas. Sobretodo las de moda y lo confieso, las de cotilleo. Han sido costumbre para mí durante muchos años los miércoles y también los fines de semana; un momento para mí, para perderme en sus reportajes, soñar con ropa y zapatos, criticar a la famosa de turno. Y las mensuales, con los regalitos chulos. Cuando para trabajar usaba el tren devoraba revistas y libros, varios a la semana. La prensa era una bonita costumbre. Un rato con el que evadirme. ¡No tengo tiempo de leer ahora! Como mucho ojear alguna por encima, lo que se dice leer sólo las letras grandes ;)

Ahora hace tres meses y medio que soy autónoma; soy la nueva propietaria de una librería papelería, la FM, que lleva veinte años en funcionamiento en mi barrio. Tras dos años en el paro y probar a vender un conjunto variopinto de cosas a través de Facebook y de ferias y mercadillos y entre amigos y familia: ropa, tupperesex, cosmética y bisutería y accesorios hechos a mano. Mi deseo es que la tienda, poco a poco sea mas tienda de accesorios y regalos y papelería y que el foco principal deje de ser tanto la prensa. Principalmente por motivos económicos y de gestión. ¿Sabes qué se esconde detrás de cada librería o quiosco que vende diarios y revistas? No soy la única!

Leo cosas así 

“Me paseo por los blogs y webs de inspiración quiosquera y es una constante, a unos les quitan el 5% por el artículo famoso del forro de los huevos, a otros les abonan mal las devoluciones y encima no les hacen caso por diversos motivos del mismo artículo, a otros les falta género en los paquetes de entrega y te dicen que cuando salieron pesaban lo que tenían que pesar, es decir para que me lo dices si ya lo sé y no te lo voy abonar, y ojito que te corto el servicio, a otros les cobran portes exagerados y se los cobran hasta cuando les han cortado el servicio, y el personal simpaático y atento, els cojons”

No sé si reír o llorar cuando leo una entrevista, de 2010, por cierto, a Gabriel Gómez, ex Director de Sgel Barcelona (Sgel trae a la tienda, entre otras revistas, Hola, Lecturas, Semana, Bravo, Diez Minutos, …) Te paso la parte de su entrevista que más me ha llamado la atención:

“El kiosco se queja de que no se sirve en las cantidades que se necesita o que el distribuidor se financia con productos que no se venden
El problema es que el punto de venta entiende que el paquete que entregamos es la política de la distribuidora, cuando no es así. El vendedor, en la mayoría de los casos, no conoce o no entiende esta situación y como usted dice a menudo oímos comentarios del tipo de esto que no vendo me envías mucho, y de esto que quiero no me traes lo suficiente. Nosotros sabemos con bastante precisión lo que necesita cada punto de venta, pero tenemos que difundir ejemplares en función a las exigencias de cada editor. Pero en cualquier caso, en este terreno se ha avanzado muchísimo pero si los distribuidores adoptasen una política más restrictiva o genérica en el tema de la devolución se podría mejorar aún mucho más" 

El problema es el problema. Sea quién sea quién prepara la cantidad de ejemplares del paquete si la distribuidora o el editor. A la tienda me llegan cantidad de ejemplares de revistas que no vendo, que debo devolver minuciosamente y siguiendo unas pautas y normas y aún así seguramente alguna no me la abonarán, bien sea por la razón que sea. Y yo pienso, pues bien fácil; pido sólo lo que vendo. Pues no. Si quiero recibir poquitos ejemplares de los que vendo mucho tengo que tragar con muchitos ejemplares de lo que vendo poco o no vendo.

"¿Cómo se remunera al distribuidor?
La remuneración que recibe el distribuidor y el canal va en función de lo mismo, es un porcentaje sobre el precio de portada de cada publicación. Una publicación que vende mucho y tenga un pequeño porcentaje de devolución, nos remunera muy bien. Con una publicación que nos envíe mucho producto y vendamos poco, seguramente perderemos dinero o estaremos trabajando más de lo que estamos recibiendo. Estas son cosas que han de arreglarse”

Si él mismo lo dice! Si de algo que no vendo me mandan mucho: pierdo dinero! Más teniendo en cuenta que a las facturas semanales  se le suman los gastos de envío. El poco beneficio que puedo sacar vendiendo pocos ejemplares de lo que vendo mucho se va en pagar el reparto. El margen de ganancia ronda entre el 17% y 20% aunque hay establecimientos que pueden estar teniendo hasta un 25% no sé por qué, si por antigüedad.
Un ejemplo:
Pronto es una de las revistas que más vendo y cuesta 1€. Si vendo 30 ejemplares a la semana sería así
Me mandan 50 Pronto que me cobran a 0,80€ cada uno son 40€.
Vendo 30 Pronto a 1€ y gano 30€.
Me facturan los 50 Pronto a 0,80€ + 35€ por gastos de envío = son 75€ . Me abonan los 20 Pronto que no he vendido que son 16€, la factura quedaría en 59€.
Total no he ganado nada. He perdido 29€.
Pero no es tan sencillo de calcular, te he puesto un ejemplo así en plan la cuenta de la vieja. Pero las facturas son largas y complicadas. No sólo las de Sgel; ya que para tener más o menos todas las revistas y diarios tengo que trabajar con cuatro empresas distintas: SGEL, SADE, Logístia de Medios y Marina. Y cada forma de facturar y sus vencimientos son diferentes. Tengo que tener en cuenta distintos ivas y recargos de equivalencia, diferentes tarifas por el transporte y por supuesto la manera de devolver lo que no vendo que parece fácil pero es truculenta. No es devolver algo y que me lo abonen a la semana siguiente. No. Hay devoluciones que me las hacen al vencimiento de la publicación, por ejemplo, al mes siguiente. Para volverse loca de la cantidad de papeles, cálculos y tiempo en contar, descontar y volver a puntear y repasar albaranes. Y qué decir si tengo que reclamar alguna diferencia entre lo que yo cuento y lo que ellos cuentan: sumar gastos de fax, de papel y de nuevo, de tiempo. Me desespera.

No es difícil encontrar más y más cometarios similares a mi problema

Hace una semana inicié mi relación comercial con SGEL. A mí semanalmente me cobran unos portes de 27 euros. Totalmente abusivos teniendo en cuenta que apenas estoy facturando. Además me envía lo que ellos quieren. Les he comentado que para evitar los portes pasaría yo a recoger y devolver los periódicos y revista. Tal y como está escrito en el dossier que ello te entregan al inicio de las relaciones comerciales. Sin embargo, se han negado en redondo aduciendo que como tienen ruta me lo llevaran. Es desde todo punto de vista abusivo, pues semanalmente yo no llego a ganar por las ventas de revistas, todavía, ni 15 euros. Hagan cuentas y verán que estoy perdiendo dinero. Me uno a cualquier propuesta para cambiar esta situación tan tiránica”

La pena es que ahora cuando veo los diarios y las revistas que tanto me gustan siento una mezcla de asco y rabia con añoranza por todos los buenos momentos pasados. Porque es muy difícil perder esa buena costumbre de que el pequeño empresario sea machacado por el gigante de las empresas grandes. Pero bueno, aquí sigo luchando! Y buscando soluciones! Y la habrá, seguro.

Para que la entrada no me quede tan triste (aunque eso sí, me quedará muchísimo más larga)te dejo un par de  fotos de mi tienda y  te copio por último otra problemática que yo no he tocado que son los regalos promocionales con los diarios (llámense pulseras, bufandas o freídoras) y que el quiosquero sabe tratar con ironía:

10306071_956447534380901_6462057372503657214_n 10665144_956447554380899_1934028303285576280_n (1)

“La cabra tira al monte; los jubilados, al quiosco.
Ayer me pasé a saludar a Salva y me tenía faena preparada.
- ¡Hombre, jefe! Ya que está usted aquí podría reclamar que me ha faltado un colgajo de la Zajira esa.
- Va a ser que no porque si juego a la lotería no me toca, pero si paso dentro seguro que me ve un inspector de trabajo.
Luego, desde casa, me conecté al ordenador del quiosco para comprobar si la reclamación estaba hecha. Me sorprendió que nos mandasen 88 unidades, cuando los clientes deberían estar hasta el gorro de tanta pulsera, collar y pendientes repartidos en los últimos meses (Cuores a 75 cts., incluidos). Me picó la curiosidad y consulté el histórico. Esto tiene más peligro que un niño con un bolígrafo Bic en la mano y un sofá impecable a su alcance. En efecto, de la primera entrega, o sea, la del lanzamiento, la que lleva las guitas de cuero (cola de ratón parece que se llaman) donde se engarzan los colgajos y la bolsa para guardarlos, habíamos recibido 40 de las que devolvimos 16. La segunda entrega vino antes de que Marina BCN recibiera la devolución por lo que no sabían cuáles eran nuestras necesidades, pero recibimos 88 adminículos: 40 para ensartarlos en una de las colas, 40 para colgárselos en el ombligo con un alambre y 8 de propina por si alguna osada osaba enganchárselos en la nariz con un imperdible. La tercera y cuarta entregas empataban a 87; ya se suponía que una de las coleccionistas se iba a rajar y no utilizaría más imperdibles. En la quinta entrega Marina BCN ha echado el resto y eso que ya debía haber recibido las sobras: 131 unidades del Conjunto Zajira; tres por cada cliente. Con el ombligo y la nariz previamente decoradas, la entrega número cinco debería adornar las tetas (ambas) de las adictas. No me ha quedado claro si los imperdibles vendrán con la última entrega o si habrá que acudir a una mercería.
Tamaño desatino se ha de deber a una y sólo a una de las siguientes dos razones: o los programadores de distribución de Marina BCN tienen menos cerebro que el ratón de la cola o los programadores de distribución de Marina BCN son muy listos. Me quedo con la segunda opción por varias razones:
a.- Después de tantos años promocionando artículos sin utilidad, hasta el más idiota recuerda que los adeptos entran en progresión decreciente a medida que aumenta el número de entregas.
b.- Incluso el tonto que asó la manteca sabe que, si no hay cola de ratón, los colgajos no se pueden colgar y, por tanto, son inútiles (más aún).
c.- El Señor Conde y Grande de España puede ser cualquier cosa menos tonto y, si se diera el primer supuesto, ya habría mandado a los programadores de distribución a que hicieran cola para apuntarse al paro.
Por tanto, los citados programadores son muy listos. Encargan a los chinos un barco de adminículos y los van repartiendo por los quioscos; por cada uno que se venda o pierda por el camino ya han pagado un kilo de material y los sobrantes pueden repartirlos tantas veces como quieran. Es una operación financiera que no la mejoran ni los banqueros suizos: préstamos a interés cero. Y ellos eligen la cantidad y el plazo y no necesitan avales.
Los gastos de financiación corren a cuenta de los quiosqueros, que, éstos sí, necesitan avales”


Gracias por leer. Post by Merche.




















Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Parc del Llac

Hola! Agosto está llegando a su fin pero la idea que te traigo sirve para cualquier época del año; se trata de otra aportación a mi Ruta de Parques(lee más sobre algunos parques que he ido descubriendo aquí).

Hace ya varios meses que al ir y venir por la Carretera Nacional II a su paso por Masnoume fijaba en un cartel que indicaba el Parc del Llac, hasta que lo busqué en Google y lo apunté como pendiente en mi lista de parques.

Aquí te dejo la info sobre él encontrada en la página de Masnou Terra de Mar.

Mira qué chulo es el sitio! Nos gustó mucho! No hay parque infantil en sí de toboganes y columpios sino que es un buen sitio para pasear y hacer fotos por su vegetación y sombras. Hay algunos bancos para poder sentarse, un puente muy bonito y un pequeño mirador. Y lo puedes recorrer rápido y con cochecito de bebé sin problema.

Al llegar lo primero que se ve es la casa Bell Resguard, un edificio que ahora se usa como Cámara de Empresas, que es de principios del siglo XX. El Parc del Llac e…

Online

Buenas! Después de unos días de post más literarios y reivindicativos por la violencia de género vuelvo con otro post de moda. Esta vez he estado navegando en busca de prendas fuera del socorrido y amado Inditex.
En El armario de la tele he descubierto Ada Gatti, los precios de estos artículos que he seleccionado están entre lo 20€ y 30€








Aquí Berta Collado con la primera camiseta, la blanca de brillantitos y Clara Courel, periodista de moda, con el mono con el detalle de abalorios en el volante del escote



Otras cosas bonitas en El armario de la tele y de marcas que para mí hasta ahora eran desconocidas. Tampoco superan los 30€



Camisa minimal en blanco con bolsillo con detalle de cremallera de Compañiafantastica, aquí su web



Camiseta navy de Strena, una marca de dos hermanas que empezaron diseñando bisutería y ahora tienen una colección de prendas preciosas , aquí su web que ya tiene adelantos del próximo otoño-invierno



Esta otra blusa es de Pepa Loves, que quizá sí que es una marca más con…

H Top Olympic Calella

Hola otra vez! Gracias por estar de nuevo por aquí para leer otra entrega de Planes con niños! Y es que llevamos unas semanitas de verano que no paramos en casa con tanto plan uno tras otro. Hoy quiero hablarte de nuestra escapada en familia al hotel H Top Olympic de Calella.

Si no me has leído nunca me presento: tengo 31 años, estoy casada con MM y soy mamá de Jorge de 7 años y de Sara que tiene 11 meses. Tengo estudios medios de comercio, experiencia profesional en varias empresas de distintos sectores y tras 2 años sin trabajo me lancé a la aventura de emprender con una tienda que cerré hace 1 año para volver a ser madre. Actualmente soy mamaruja ;)

Este año no nos hemos ido de vacaciones como suele decirse y entenderse en sí (por ejemplo irse una semana o quincena a un único lugar de verano) pero nos los estamos pasando bomba de parque en parque, de excursión en excursión y de chollo en chollo; tanto que seguramente el próximo año repitamos forma de hacer vacaciones. Y como buena ca…